domingo, 13 de enero de 2019

REFERENTES ADULTOS POSITIVOS Y ESTABLES PARA MENORES TUTELADOS

Los chavales tienen que sentir
que esas personas están presentes

“Los chavales tienen que sentir que esas personas están presentes en sus vidas”. Este es uno de los objetivos del programa Izeba de la Diputación de Gipuzkoa, en el que actualmente participan 56 menores tutelados de forma voluntaria. El programa, nacido en 2009 mediante un acuerdo entre el departamento de Política Social y la Fundación Baketik, busca tíos ytías que quieran disfrutar del ocio con estos jóvenes para que puedan contar con un “referente adulto, positivo, estable” que le ofrezca “cariño, tiempo, valores, cultura” y consiga ayudarles a integrarse en el municipio en el que vivan.
Cristina Solares, responsable del programa "Izeba"
“Cualquier chaval que quiera puede pedir entrar en el programa. Nuestro papel es buscar una familia Izeba para ellos”, afirma Cristina Solares, responsable del proyecto. La tipología de familias “es muy diferente”: desde personas solas, a parejas con y sin hijos, monoparentales, homoparentales... “Es positivo lo que se les puede ofrecer tanto desde el individuo, el uno a uno, hasta el núcleo familiar”, apunta.
Esta iniciativa se diferencia “totalmente” del acogimiento familiar en que el “nivel de implicación baja muchísimo”. “De ahí el nombre, se asemeja mucho a la figura de tío o tía. Nos puede venir a la cabeza tíos que están más presentes en las vidas de sus sobrinos y algunos que están menos. Aquí es lo mismo, aunque pedimos que se intente un contacto semanal, no entrar y desaparecer”, explica Solares.
La regularidad en la relación es importante, aunque cada uno elija cómo quiere que sean esos encuentros: “Hay gente que queda por las tardes para merendar o dar una vuelta, o los fines de semana por la mañana, o el día entero, el fin de semana entero o, incluso, los periodos de vacaciones”, resume. También hay personas que se implican más con estos menores y hay relaciones que han derivado en acogimiento familiar, pero este no es el objetivo de Izeba.
Los responsables del programa ponen en marcha relaciones de forma artificial entre personas que no se conocen de nada y estas “surgen o no surgen”. En la mayoría de los casos el vínculo que se crea va más allá de este proyecto y continúa cuando los menores cumplen la mayoría de edad, como en el caso de Miren Pagaldai y Medoune Seye y de 80 de las 130 familias que componen el proyecto Izeba.
“Vivencias normales”No hay que pensar en un gran plan para pasar este tiempo de ocio, ya que lo que se pretende es “integrar al menor en el día a día de las familias”. “Lo que más les enriquece es tener experiencias o vivencias de una familia normal y corriente: ir a hacer la compra, cocinar, peli, sofá y manta...”, indica Solares. Porque a ellos lo que les encanta es “sentir que tienen un hogar, esa exclusividad” de la que no disponen el piso de acogida en el que residen.
Normalmente, en el programa participan menores de entre 8 y 17 años. Para que la relación entre ellos y los desconocidos que se convertirán en sus tíos otías sea un éxito es importante saber qué quiere cada parte. “Nosotros les ayudamos, pero son ellos los que construyen su relación”, indica Solares.

jueves, 3 de enero de 2019

LA VIDA NO ESTÁ PARA GUARDARLA, ESTÁ PARA DARLA

¿Serías capaz de abrir las puertas de tu casa, de tu familia, tu corazón a un niño en acogida, sabiendo que es temporal y que no hay ninguna posibilidad de que se pueda quedar contigo?
Hoy hemos hablado de las familias de acogida que existen en nuestro país y en concreto de una figura desconocida: la acogida de urgencia.
Hablamos de familias que cuidan y protegen “como oro en paño”, porque ayudan a la administración a cubrir un hueco que existía y nadie tapaba. El tiempo que pasa entre que el niño está en situación de desamparo, y se adopta una medida más estable para el menor. Se trata de evitarle al niño una residencia infantil, y que directamente regrese a su familia biológica cuando es posible, a un acogimiento familiar más largo, o directamente a una adopción.
Begoña Amate y Paula Licosatti son dos mujeres que siempre tienen preparado un dormitorio en casa con una cuna en caso de que un pequeño necesite acogida urgente. Ellas han pasado por los micrófonos de Fin de semana de COPE.
Begoña y su marido, que tienen dos niñas adoptadas, ya han acogido a siete niños, el mismo número de niños que ha acogido Paula desde que sintió que se podrían ser padres de acogida y abrieron las puertas de su casa.
“Hay niños que vienen muy malitos y se pasan momentos muy angustiosos. Hay que sobreponerse a esas situaciones, y ahí está el aprendizaje y nuestro enriquecimiento” ha explicado Paula en su visita al programa. Una labor que dura 24 horas todos los días del año tal y como han señalado, “no sabes cuándo puede sonar el teléfono”.
Aunque ellas mismas aseguran que su labor no es heroíca, lo cierto es que estas familias tienen unas características paticulares que buscan las Administraciones, como ha asegurado Begoña: “una familia más resolutiva porque hay que tomar decisiones todo el tiempo, que sepa colaborar... pero no somos familias diferentes a cualquier otra. Lo único es que hemos aceptado este reto. La vida no está para guardarla, está para darla”.
Begoña y Paula han contado que esta no siempre es una labor que entiendan los demás, incluso los más allegados. “En un mundo donde todos vivimos más para nosotros mismos y que nos cuesta darnos al otro esto no se termina de comprender este nivel de entrega”.
Una generosidad que no conoce de horarios ni de festivos: “estamos hechos para ser queridos, y se educa su corazón. Apegarse a otra familia será más fácil” ha concluido Begoña.


Escucha el testimonio en Fin de semana de Begoña y Paula, dos madres de familia de acogida de urgencia.

Fuente: COPE Fin de Semana, Cristina López Schlichting

lunes, 26 de noviembre de 2018

CELEBRANDO EL "DÍA DEL PIJAMA"

Es un gustazo comprobar que este año ha sido notable la participación de los colegios de Castilla-La Mancha en la celebración del Día del Pijama cuyo objetivo es, como se sabe, dar a conocer la existencia de otras familias y otros vínculos no de sangre, sino de corazón.
Aunque no disponemos de los datos concretos que nos proporcionará ASEAF, sí podemos ofrecer fotos que sirvan de testimonio.

Haz clic aquí para ver más fotos >>

lunes, 15 de octubre de 2018

PARTICIPAMOS EN EL VIII ENCUENTRO ESTATAL DE ACOGIMIENTO FAMLIAR

Os invitamos a conocer en detalle en qué ha consistido este encuentro de asociaciones de familias de acogida integradas en ASEAF cuya organización ha corrido a cargo de la asociación navarra Magale.

HAZ CLIC PARA VER EL RESUMEN MINUTO A MINUTO >>

martes, 26 de junio de 2018

FAMILIAS DE EMERGENCIA


De los 40.000 niños que tiene institucionalizados España, más de 14.000 crecen y esperan un hogar en un centro de protección


Jesús (nombre ficticio) tiene 9 años. Los mismos que José (nombre también irreal). Sus madres de acogida son Estrella Ferrón y Teresa Díaz, respectivamente, vecinas que se llevan como hermanas. Al igual que los niños que acogieron. Lo hacen todo juntas: buscan pisos cercanos y colegio para los pequeños, comparten vivencias y también las preocupaciones propias de la acogida de un menor durante sus primeros años de vida. «Materialmente, en los centros de protección de menores lo tienen todo, probablemente más que nuestros hijos biológicos, pero te das cuenta cuando vas de que les falta afecto. Empiezas a ver cómo se mueven y compruebas que no tienen el vínculo tan necesario que les enseña a ser humanos», afirma Estrella.
«Jesús está conmigo desde que tenía un añito. Y tiene la misma pasión por su madre biológica que por mí. Es muy curioso», continúa Ferrón. Existe lo que se llama el «vínculo tenaz» del niño con su verdaderos padres: preguntan por ellos, los llevan siempre en la cabeza. No menos llamativo es el lenguaje que emplean estas madres de acogida. Combinan con soltura la realidad biológica con la sentimental. Y no presentan grietas en el discurso: «El objetivo del acogimiento es que el menor esté en un entorno seguro. Su estabilidad. Luego, la primera medida que se persigue es el retorno del niño con sus padres, que han atravesado situaciones a veces muy difíciles. Asumimos que volverán con ellos porque queremos el bien de los niños y sabemos que no los vamos a perder, que estarán ahí,
Teresa y María, madres de acogida, posan en la habitación de José (ISABEL PERMUY)
de una u otra manera, siempre. En el corazón de un niño cabe afecto para todos». Quien habla es Teresa, profesora de Antropología en la Universidad CEU San Pablo, que junto a Estrella forma parte de la asociación Familias para la Acogida.
Ellas, se puede decir, ya son expertas en estas lides. Estrella tiene un hijo adoptado, Juan, y otros dos niños de acogida, además de cinco biológicos. En el domicilio de Teresa, sus tres hijos mayores han aprendido a «ceder» espacio al pequeño José y están encantados con ello. «La mayor se ha decantado por cursar la carrera de Educación Infantil y yo creo que es por la convivencia con su hermano José», agrega Teresa. «Es una experiencia única, muy bonita», defiende.

A la tercera va la vencida

Asiente su amiga escuchándola porque para Estrella están haciendo un «bien» por menores que no tenían escapatoria. En su caso, la historia de esa madre ha sido un auténtico drama. Es una niña rusa, adoptada por padres españoles y luego abandonada. A los 17 años se quedó embarazada y ahora tiene hueco también en la vida de Estrella, como su hijo Jesús. Ambos han recibido en casa de esta maestra cacereña toda la ayuda que no tuvieron de sus dos primeras familias.
«Tengo 58 años y no sé qué es pasar la tarde en un museo –dice con mucha gracia Estrella–. Nos pasamos la vida en las comisiones de educación pidiendo un colegio para José y Jesús, o llevándolos al psicólogo porque se culpabilizan del abandono, o...». «Hombre, lo que aportan es muchísimo, pero también es agotador. Yo tengo 49 años, ahora no cogería a un bebé o un niño muy pequeño que requiera estar toda la tarde en el parque. No me da», asegura Teresa, aunque su ritmo vital parece llevarle la contraria.
Mucha gente ajena se malicia de que cuidan, dan sustento y formación y se desviven por niños que luego «volarán» del nido. «Pero como los biológicos», se apresura a corregir Teresa. «Somos lo que se puede decir un amortiguador afectuoso», sonríe. Desde Aseaf (la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar), Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva y de Educación de la Universidad de Sevilla, le da la razón y reivindica ese «fuelle» emocional: «El ser humano está hecho de un material especial que en su infancia necesita para su desarrollo pleno un hogar en el que recibir un beso de buenos días, la charla alrededor de la mesa sobre cómo ha ido la mañana en el colegio, el rato de juego por la tarde, la lectura al pie de la cama cuando termina el día o el abrazo cuando la herida duele».
Eso lo dan estas familias acogedoras, un fenómeno que, a diferencia de la adopción, no será para siempre, es un procedimiento mucho más rápido desde que se solicita y no viene acompañado por un reguero de requisitos nacionales o internacionales del país de origen. Los padres de José son hispanocolombianos. Tenían 15 años cuando tuvieron al bebé. No estaban preparados, pero tampoco quisieron darlo en adopción. Ni perderlo. Desde entonces, Teresa da cobijo al niño. Les han salvado parte de su vida, pero ellas son renuentes a magnificar el gesto.

Once euros al día por menor

María Araúz escucha en la charla de sobremesa montada por las dos amigas. Es la vicepresidenta de Aseaf y Adacam (Asociaciones de acogedores de menores de la Comunidad de Madrid) y, por supuesto, comparte la aventura del acogimiento. Los niños dan satisfacciones, pero hace falta voluntad, refrenda, al tiempo que subraya que el problema con que se topan es con el desconocimiento de la sociedad. «La mayoría de los acogedores nos hemos metido de forma casual», añade. «Y la primera pregunta que suele hacerte la gente es “cuándo te lo quitan”», lamenta.
También es preciso el dinero. En Madrid, se perciben 11 euros por menor y día (3.900 euros), dinero que se «evapora» y que hay que solicitar durante un tiempo muy determinado, porque si no se pierde, se quejan. «Hacen falta más recursos, desde más psicólogos de atención a más puntos de encuentro. No es normal que solo tengas uno para todas las familias de Madrid (que en acogimiento
Estrella Ferrón (izquierda) tiene cinco hijos biológicos y un niño acogido con síndrome de Down (ISABEL PERMUY)
familiar son 2.371 y residencial 1.698 niños)», censura Teresa. Gracias a la Ley de la Infancia de 2015, los niños de 0 a 3 años no pasan por centros de menores. Van directos a las familias. El número de menores en acogimiento experimenta una tendencia decreciente: eran 37.000 en 2010, 33.700 en 2015. La cifra se mantiene estable; y ahora se ha comprobado que la mayoría son acogidos en familias extensas como las de Teresa y Estrella.
Los medios varían entre autonomías. «País Vasco dota a las familias de grandes recursos», afirma Teresa. En la comparativa que traza Aseaf, Cataluña otorgó en 2017 2.800 euros por menor; Andalucía, 3.483 euros; 4.200 en Comunidad Valenciana; y 5.300 en Castilla-La Mancha.




«Su madre biológica viene a hacer los deberes con su hijo todas las tardes»

Estrella Ferrón tiene 58 años y es de Cáceres. Tiene cinco hijos biológicos. «Estoy casada con un notario, mi casa es grande», se congratula. Cuando Juan, un niño con síndrome de Down, aterrizó en sus vidas «fue una bendición», dice. «Nos abrió para siempre, es un niño estupendo», aunque requiere muchas atenciones. Juan, adoptado, abrió senda. Después, acogió a otros dos tras conocer la asociación Familias para la Acogida. Ahora anima a todas las madres a repetir experiencia, porque está convencida de que sus cinco hijos han tenido una gran apertura de miras gracias a ella. Cree que «en el acompañamiento entre las familias está la clave», por eso se apoya en su vecina Teresa.

La madre de Jesús tiene un trastorno psicológico diagnosticado, y necesita ayuda. «Deberías dar el niño en acogida», recomendaron a su madre, una chiquilla que a los 17 años se quedó encinta. Estrella la siguió de casa en casa de acogida. Ella pidió a Estrella el favor de quedarse con Jesús un fin de semana, y desde entonces han pasado ocho años. La madre biológica del pequeño recuerda lo que le hicieron sus padres, dándole en adopción y se resiste a perder a su hijo. La única solución fue esta ayuda brindada de manera altruista por esta mujer. «Para mí, es una hija más –afirma Estrella–. Y tengo muy claro que no se va a ir y nunca haría nada contra mí. Puede venir todas las tardes a hacer los deberes con su hijo».
FUENTE: ÉRIKA MONTAÑÉS en ABC

Ads Inside Post

[]